Los niños son víctimas ocultas

(Una familia de migrantes cruza el Río Grande en Ciudad Acuña, México, el 18 de septiembre. Sergio Flores- Washington Post)

Los niños pequeños, los bebés y sus padres haitianos vinieron de lejos y creyeron en su destino porque les dijeron que encontrarían la esperanza de una vida en paz lejos del abuso y la inseguridad. Rechazarlos y evitar que vivan una vida feliz como cualquier ser humano es inconcebible. Tienen derecho al respeto, a los cuidados especiales necesarios para su corta edad.

En un momento en que las palabras cuidado, bienestar e inclusión se utilizan para describir el papel de los adultos hacia los niños, hay un aumento de la desigualdad, la pobreza y la miseria que afecta especialmente a las mujeres con niños pequeños.

Todas las organizaciones que promueven los derechos de los niños pequeños tienen el deber de exigir que los gobiernos, específicamente los de Estados Unidos y México, comprendan mejor sus necesidades y traten a los niños del Sur con todo el cuidado, protección y respeto que merecen. De esta forma, se debe garantizar la protección integral de los derechos de la primera infancia, considerando el principio del interés superior del niño en todas las medidas que puedan afectar su presente y futuro. Declaración de la OMEP 2021

OMEP exige, alto y claro, que se respeten los derechos de los niños migrantes haitianos, y que su bienestar emocional y físico sea tomado en cuenta por los gobiernos, independientemente de las condiciones, temporales o permanentes, en todos los países del Sur, Centro o Norteamérica.

Dominique Hudicourt – Presidenta de OMEP Haití

Christiane Bordages-Simpson – Vice Presidenta Regional para Norteamérica y el Caribe OMEP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abonnez-vous à notre Lettre
Page Facebook
Facebook Pagelike Widget
Ir al contenido